La casa más rara del mundo

Y Aarón también se ha lanzado a la aventura de escribir.

Érase una vez, una casa muy peculiar por sus jardines rojos y románticos.

La casa era de madera roja y con corazones de decoración. Dentro tenía unos pasteles preciosos, incluso el tejado estaba del revés. Todo era maravilloso. Su suelo, las paredes, el salón y demás. Allí había millones de historias de amor. Alguien había estado allí con su media naranja, incluso otros se conocieron en  aquel lugar, volviendo a sus jardines, con flores que cantaban de alegría, sus arboles de madera desprendían destellos de luz dorados, sillas llenas de amor y de felicidad. Allí conocí a mi mujer, es decir, tu abuela (la mejor mujer del mundo).

Antes íbamos de vacaciones. Pero las personas jóvenes lo cerraron, lo demolieron para construir un centro comercial.

Aunque la magia y los recuerdos nunca los olvidaremos. Así que espero que tú, nieto mío, se lo cuentes a tus nietos como mi padre de lo contó a tu madre.

FIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s