La profesora más triste del mundo

Todo comenzó una mañana de viernes. Mi profesora Nuria parecía enloquecer.

Había recibido varias llamadas del Campus Natural de excursión de fin de curso. Los boletos + que nuestro colegio había encargado habían sido otorgados a otro centro educativo distinto, si no los teníamos significaba que no habría piscina, ni pistas de tenis, o menos la central deportiva, que contenía los trampolines enormes o la gran pista de baseball.

A mí me desanimó mucho, al igual que a todos mis amigos y compañeros. Nuria no deseaba ese chasco para nosotros.

Entonces hubo un follón con los boletos del plan estándar y el plan + y terminaron cancelando la excursión de fin de curso, lo cual, nos entristeció a todos mucho.

Pero en mayo la excursión se retomó  y todos nos alegramos mucho, menos ella.

Nadie supo hasta el día de la excursión lo que le pasaba a la profesora. Ella misma nos lo contó.

-Resulta que me gustaría ir al Museo del Prado en Madrid

-Pero ¿a ti no te gustaba el deporte?

-Sí, ¡PERO TAMBIÉN LAS BROMAS!

Menudo susto nos pegó con la bromita._.

Resulta que esa melancolía era falsa (pero muy bien actuada) y que en realidad estaba actuando hasta ese día para decirnos la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s